Los refugiados centroafricanos pierden la esperanza.

Los continuos combates en la República Centroafricana han dejado a más de 578.000 personas sin hogar. Cerca de un tercio ya se agolpan en 42 campamentos para los desplazados internos en la capital Bangui y otros cientos de miles han huido a los países vecinos. La duras condiciones en los campos y la incertidumbre hacen mella en la población desplazada que se debate entre la necesidad de buscar alimento y la desesperanza que supone el paso de los días que se convierten en meses sin que puedan volver a sus casas.Martin Ongola, maestro de 62 años, vive en uno de los campamento en Bangui, junto con sus hijas casadas y sus hijos. Ongola, y muchos otros profesionales como él, se sienten frustrados, consumiéndose en los campos, cualquier esperanza de utilizar sus habilidades se ha convertido en un sueño. “Antes de los ataques, yo trabajaba como maestro y alimentaba a mi familia pero con la persistente violencia, ataques y contraataques, junto con la inseguridad, ya no sé qué será de mí. No puedo hacer planes para el futuro”, dice Ongola. “He perdido la dignidad y me siento impotente al mirar a mi familia sabiendo que no puedo darles alimentos. Incluso si opto por regresar y continuar con mi carrera, ¿a dónde iría y quién iba a enseñar? Mis alumnos han sido desplazados, la escuela fue destrozada, y mi casa fue saqueada.

“A muchos kilómetros de Bangui, en Mboy, al este de Camerún, en el campo de refugiados de Yokadouma se encuentra Samira Suleman, madre de gemelos de 6 meses que llegó junto con el resto de su familia hace cuatro meses huyendo de la violencia de su país. “No he comido nada desde la mañana por lo que mi leche no fluye y no tengo otra manera de alimentar a mis hijos. Cuando consigo un poco de comida me siento feliz porque me permite producir un poco de leche materna para mis gemelos”, dice esta madre de 26 años de edad.No muy lejos de Samira está Awawou Bakari recuperándose de la pérdida de uno de sus gemelos recién nacidos que murió el día anterior, horas después de nacer. “Mi bebé no sobrevivió. Sufrí mucho durante el último trimestre de mi embarazo porque mis visitas prenatales se interrumpieron por  falta de recursos. Gastamos  todo nuestro dinero en el transporte para llegar a la frontera con Camerún. Aquí en Mboy, por lo general pasamos varios días sin alimentos,  en ocasiones los aldeanos nos dan unos pocos kilos de maíz “, relata Awawou, con una voz apenas audible. En este campo de refugiados conviven con 650 personas sin instalaciones y difícil acceso al agua potable.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)  88.939 hombres, mujeres y niños se encuentran en los campos de refugiados y comunidades de acogida, en el este, Adamawa y otras regiones del norte lejano de Camerún, lo más cerca de su país de origen. Más de 43.000 se asientan en los centros de tránsito en espera de ser trasladados a los campamentos. Viven en condiciones muy precarias, carecen de refugio, alimentos y atención médica. Mientras esperan, los puntos de entrada a Camerún siguen recibiendo refugiados día a día.

Los voluntarios y voluntarias de la Cruz Roja Centroafricana  y de la Cruz Roja de  Camerún, con el apoyo de la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, trabajan día a día para proporcionar refugio, alimento, agua y asistencia médica a los desplazados.

“Estamos haciendo todos los esfuerzos para cubrir las necesidades básicas de la población. Sin embargo, estamos frente a una demanda cada vez mayor debido a la llegada de nuevos refugiados. Las misiones de evaluación llevadas a cabo por nuestros equipos nos permitirán mejorar la asistencia a miles de nuevos refugiados. Sólo la movilización efectiva de la comunidad internacional nos permitirá reducir la vulnerabilidad de los refugiados y las poblaciones de acogida “, dice Denis Duffaut, representante regional de la FICR, África Central.

Más información en:

http://www.ifrc.org/es/noticias/noticias/africa/cameroon/fighting-malnutrition-among-refugees-in-cameroon-66185/

http://www.ifrc.org/es/noticias/noticias/africa/central-african-republic/wasting-away-in-camps-hoping-for-peace-to-return-to-the-central-african-republic-66239/

 

Traductor »