Entrevista Esther Castro Cidre.

Esther Castro Cidre. Responsable delegación de Cruz Roja Española en Mozambique.

 

MozambiqueCCA: ¿Por qué decidiste trabajar en el campo humanitario?

Esther: Desde que empecé mis estudios universitarios tenía claro que quería dedicarme a trabajar en el campo de la cooperación internacional y ayuda humanitaria. Son muchas las razones tanto personales como profesionales, evidentemente por motivos solidarios y promoción de derechos humanos, pero también la posibilidad de conocer otros países, otras culturas, etc.

CCA: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Esther: Me gusta trabajar planificando las actividades con el equipo nacional, aprender de sus experiencias y conocimientos; también disfruto mucho viendo las mejorías que se van alcanzando en las comunidades y los impactos positivos con todo el apoyo de la organización, el equipo de aquí y la financiación de los donantes. Quizás lo que menos me gusta de este trabajo es la alta carga de trabajo que tenemos en la oficina, que no permite estar tanto como me gustaría en el terreno.

CCA: ¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

Esther: A mi familia y un buen jamoncito.

CCA: ¿Puedes contarnos sobre tu vida diaria en Mozambique?

Esther: Llevo ya muchos años en Mozambique trabajando y no sé muy bien por dónde empezar porque mí día a día ha ido cambiando y he vivido diferentes fases. Ahora mismo, trabajamos mano a mano con la Cruz Roja de Mozambique implementando dos proyectos. Uno de ellos se basa en la promoción de la salud pública y la mejora de la gestión medioambiental en diferentes mercados de Maputo; y, el otro, es un proyecto que está permitiendo fortalecer las capacidades de preparación y respuesta de las comunidades expuestas a peligros y desastres naturales.

CCA: ¿Cuáles son las dificultades que encuentras en el terreno?

Esther: Realmente siento que con los proyectos que ejecutamos en terreno creamos cambios y un impacto pero a muy pequeña escala, que debería ser de otra forma debido a todo el esfuerzo, tiempo y recursos que dedicamos a ello. Me frustra esta situación y me crea muchas incoherencias todo esto, porque finalmente veo que los problemas que causan pobreza e injusticia son problemas sistémicos de dimensión global que se escapan de nuestro control. Es difícil que hagamos buena cooperación para erradicar la pobreza y crear un mundo más justo sin desafiar y cambiar los entresijos del capitalismo neoliberal y la globalización.

CCA: ¿Qué consejos/recomendaciones les darías a futuros delegados y futuras delegadas?

Esther: Creo que es importante que las personas que empiezan a trabajar en cooperación y ayuda humanitaria, antes de salir a terreno, tengan formación específica en lo que vayan a hacer, así como capacidad de trabajo en equipos multiculturales, motivación, implicación y adaptación a contextos diferentes.

CCA: ¿Qué significa para ti pertenecer a la Cruz Roja?

Esther: Es un placer formar parte del Movimiento y de una de las redes humanitarias más grande del mundo.

CCA: Para finalizar, ¿podrías contarnos alguna pequeña anécdota que te haya pasado?

Esther: Tengo muchas anécdotas después de cerca de 10 años de vivir en el continente africano. Desde tener malarias y hasta gusanos en el cuerpo; viajar en transportes locales apelotonada por pistas de tierra; conducir a través de ríos o arenales esquivando cabras, burros, gallinas y lo que se me ponga por delante; aceptar de regalo amuletos para que no me echen mal de ojo y un largo etcétera.

¡Gracias por tu colaboración!

Traductor »